Sobre Murcia y Alicante

Murcia General
La Región de Murcia es un territorio privilegiado, un ejemplo perfecto de calidad de vida en el Mediterráneo. Sus temperaturas cálidas y suaves, la temperatura media anual entre 20º y 22º, y las escasas lluvias en la zona, la convierten en un oasis de bienestar en cualquier temporada del año.
Estas condiciones climáticas dan a Murcia un color distinto, convirtiéndola en una región llena de vida y color donde la primavera parece ser eterna. Aquí, usted y los suyos podrá disfrutar de más de 300 días de sol al año. La existencia de gran parte de días con cielos despejados y soleados dota a la Región de Murcia de una espectacular y cálida luz mediterránea muy característica.

La Región de Murcia, un encuentro entre dos mares. Excelentes playas de arena suave, agua limpia y atardeceres espectaculares.

Conocida con el nombre de Costa Cálida, el litoral de la Región de Murcia ofrece algo más de 250 kilómetros de costa, donde se alternan dos mares en una sola costa, el Mar Menor y el Mediterráneo, con impresionantes acantilados, paradisíacas y solitarias playas de interminable y blanca arena, animados puertos y calas salvajes de aguas de espejo.
Muchas de estas zonas pertenecen a la red de Espacios Naturales Protegidos de la Región. Como accidente geográfico natural destaca La Manga, un cordón litoral de 170 km² que cierra la laguna del Mar Menor y lo separa del Mar Mediterráneo, únicamente comunicados por canales o golas. El Mar Menor destaca por sus aguas cálidas que siempre se han distinguido por los beneficios que aportan a la salud.

También puede encontrar espacios de interés ecológico como las Salinas de San Pedro del Pinatar o el espacio natural de Calblanque así como zonas de montaña de alto valor paisajístico.

Dos parques naturales, los pantanos, los ríos, hacen de la Región de Murcia un espacio limpio y de gran atractivo para el turismo.
Queremos recomendarle dos alternativas que no debe perderse. Se trata de los Parques Naturales de Sierra Espuña y El Valle, y podrán disfrutarlos por igual quien busca actividad y quien busca tranquilidad.

Murcia es en una de las regiones con más días de sol al año, con una temperatura media de 21º y 250 kms de costa repartidos en dos mares: Mar Menor y Mar Mediterráneo. Su entorno se caracteriza por ser una tierra de contrastes cuyos paisajes albergan parques naturales de alta montaña, cuencas meridionales de paisajes esteparios y magníficas playas como las de La Manga, Mazarrón o Calblanque.

El litoral murciano se presenta rico y variado con franjas de aguas bravas y calas de plácidas y serenas playas. Dunas, salinas, humedales… la costa de la Región de Murcia reúne un buen número de zonas de indudable interés medioambiental, siendo muchas de ellas Espacios Naturales Protegidos. Lugares donde todavía se pueden encontrar especies de flora y fauna autóctonas como la sabina mora, variedad de árbol autóctono, o el fartet, un diminuto e insólito pez, único en su género.

La diversidad de paisajes, un clima privilegiado y su riqueza cultural e histórica hacen de Murcia la región perfecta para vivir y disfrutar del aire libre, practicar deportes náuticos en el Mar Menor, explorar sus montañas, hacer senderismo, turismo rural… y por supuesto, jugar al golf.
La Región de Murcia se encuentra en pleno centro del arco mediterráneo, entre la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla-La Mancha, extendiendo su territorio por un total de 11.317 km2, lo que le lleva a ocupar el noveno lugar entre las Comunidades Autónomas del territorio español.

Su capital, Murcia, se muestra abierta y dinámica, perfectamente comunicada con el resto de núcleos del levante español y ofrece una muy interesante actividad comercial. Su clima y el carácter amable de su gente la convierten en una ciudad acogedora, virtud que se refleja en sus siempre transitadas calles y plazas del casco antiguo, donde ciudadanos y visitantes charlan, pasean, saborean deliciosas tapas o recorren una de sus muchas rutas culturales.

Siglos de historia y numerosas civilizaciones han dotado a la Región de Murcia de un rico patrimonio histórico y cultural, con edificios tan representativos
como la Catedral o el Casino en la capital, el Teatro Romano en Cartagena y los castillos medievales de Lorca y Mula.

Más de treinta museos, veintidós castillos y restos de fortalezas repartidos por todo el territorio completan el atractivo de esta región, cargada de historia
y con un patrimonio artístico enormemente variado.

FIESTAS
Seis fiestas declaradas de Interés Turístico Nacional y treinta y una de Interés Turístico Regional dan una idea del largo calendario festivo de la Región de Murcia, de gran interés para sus ciudadanos y visitantes.

Todo comienza el último domingo de enero con el Festival de Cuadrillas de Barranda. Febrero es el mes del Carnaval, con famosos desfiles de comparsas y concursos de disfraces en municipios como Águilas, Cartagena o Cabezo de Torres.

En Semana Santa, destacan las procesiones de Cartagena, Lorca, Jumilla y Murcia. También es la época de las Tamborradas que acompañan las celebraciones de Mula y Moratalla y las Fiestas de Primavera de Murcia. En éstas, destaca el día del Bando de la Huerta donde miles de murcianos, luciendo el traje típico, acompañan a la cabalgata que recorre la ciudad. En esa misma semana también se celebra el Entierro de la Sardina, que junto con el mencionado Bando, es la otra fiesta grande de Murcia. Una fiesta pagana, de la mitología y del fuego, y una noche mágica de visita obligada a la ciudad donde un impresionante desfile de comparsas, dragones, gigantes, cabezudos, y carrozas acompañan a una enorme sardina que es finalmente quemada en un fuego purificador bajo un cielo primaveral, encendido por el impresionante espectáculo de fuegos artificiales.

Mayo es el mes de los desfiles de moros y cristianos en muchos pueblos de la región, como Abanilla, Alhama, y del multitudinario espectáculo de las Fiestas de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.
En verano, abundan las procesiones marineras de la Virgen del Carmen en muchas localidades de la costa. También es la época de los festivales culturales de San Javier, La Unión, Los Alcázares, Lorca, y las Fiestas de la Vendimia en Jumilla.

Ya en otoño, Murcia se prepara para la Feria de Septiembre con los desfiles de Moros y Cristianos y el Festival de Folklore del Mediterráneo. Paralelamente, legiones de romanos y cartagineses se enfrentan en las calles de Cartagena, rememorando una época histórica ya remota. Septiembre es además el mes de Romerías, destacando la de la Virgen de la Fuensanta, patrona de Murcia o la de la Virgen de la Esperanza en Calasparra.

A finales de otoño el protagonismo de las fiestas se traslada al norte de la región, con las Fiestas de la Purísima en Yecla, entre el retumbar de las cargas
de los Arcabuces. Las Cuadrillas de ánimas y las campanas de Auroras anuncian el inicio de la Navidad con sus villancicos por los caminos de la huerta. En estas fechas, también son famosos en la Región los concursos de belenes y los grandes desfiles en el día de Reyes.

Noroeste de Murcia
Provincia de Murcia

Bajo ese nombre englobamos cuatro comarcas de la Región de Murcia: la del Noroeste (Bullas, Caravaca de la Cruz, Calasparra, Cehegín y Moratalla); Río Mula (Albudeite, Campos del Río, Mula y Pliego); las Pedanías Altas de Lorca y Sierra Espuña (Aledo, Alhama de Murcia, Mula y Totana). Entre ellas existen interesantes elementos diferenciadores, pero todas nos ofrecen la posibilidad de combinar las necesidades de ocio y descanso con el disfrute de tradiciones, paisajes, deporte, cultura, fiestas y actividades rurales que nos transportan a un pasado de rabiosa actualidad. .

En esta zona noroccidental y del centro de la región murciana, cada día surgen más servicios y actividades de ocio y tiempo libre para que el visitante pase sus días de diversión y descanso de la mejor manera posible. Existe una completa oferta: descenso en canoa por el Cañón de Almadenes (Río Segura); espeleología en la Cueva del Puerto; escalada en las Sierras del Molino; rutas de senderismo o en bicicleta para conocer la flora y fauna del Parque de Sierra Espuña o de las zonas altas de Moratalla; paseos a caballo o incluso rutas de varias jornadas con diversas propuestas. Pero también hay empresas que organizan desde una “matanza” hasta enseñar a amasar pan, hacer dulces caseros, destilar esencias o licores, cortar miel, fabricar queso, etc., con los mismos métodos que antaño

Alicante

Provincia de Alicante

La Provincia de Alicante ha estado habitada desde los tiempos más remotos por fenicios, griegos, íberos y romanos. Su importante legado árabe pervive aún en la agricultura y artesanía tradicional, concretandose en el sistema de regadío y en cultivos como el arroz o las preciadas naranjas. Las conquistas del rey Jaime de Aragón sentaron las bases del reino de Valencia, territorio que se puede identificar con la actual comunidad valenciana.

La brillantez de sus fiestas,, como las Fiestas de Moros y Cristiamonos, declaradas de interés turístico internacional, y que conmemoran las batallas que fueron tan frecuentes en este litoral, son atractivo suficiente para visitar sus latitudes. Su artesanía, rica y abundante en manifestaciones, se puede apreciar en importantes ferias como La Mostra de Artesanía de Altea.

La gastronomía ha trascendido internacionalmente por su plato más conocido La paella, pero no podemos reducirla a ésto, cuando, tan sólo en platos hechos a base de arroz, se cuentan más de cien recetas. La cocina con aromas de montaña en sus ollas, chacinas, morteruelos y gazpachos cárnicos típica en la zona de interior, alterna con la de la costa de pescados y mariscos. Sus mundialmente conocidos turrones o su horchata, bebida elaborada con chufa triturada, agua y azúcar, contribuyen a su fama gastronómica.

Visitas de interés:
Alicante
La segunda ciudad en tamaño de la comunidad, dominada por una fortaleza almohade, el Castillo de Santa Bárbara, se presenta como una alegre ciudad a las orillas del Mediterráneo, con un bello paseo marítimo que baña de azul la atmósfera de la ciudad.

La Costa Blanca
De las más celebres de España por sus magníficas playas de arena y sus excelentes instalaciones turísticas. Entre sus localidades más importantes destacan Denia, Calpe, y Benidorm con excepcionales estructuras hoteleras y animada vida nocturna.

La provincia de Alicante (en valenciano, Alacant) es una provincia española. Se encuentra en la costa sureste de la Península Ibérica, y es la provincia más meridional y menos extensa de la Comunidad Valenciana (25,01% de su territorio). No obstante, es la cuarta provincia más poblada del país, con 1.934.127 habitantes en el 2011 y la más densamente poblada de la Comunidad Valenciana. Su capital es la ciudad de Alicante y cuenta con 26 municipios de más de 20.000 habitantes, siendo de las provincias con mayor grado de urbanización.
La provincia de Alicante limita al oeste con las provincias de Murcia y Albacete, al norte con Valencia y al este con el mar Mediterráneo.

Historia
Con el Tratado de Almizra en 1244, se estipuló que la zona al sur de la línea imaginaria trazada por los municipios de Biar, Jijona, Busot y Villajoyosa era del Reino de Murcia (Corona de Castilla), hasta que con la Sentencia Arbitral de Torrellas del año 1304 quedó bajo la administración del Reino de Valencia y, por tanto, bajo la soberanía real de la Corona de Aragón. Dentro del Reino, constituía la demarcación de Ultra Saxonam (o más allá de Jijona). Desde el punto de vista administrativo, toda esta zona quedó bajo la Procuración General de Orihuela, que se convirtió en 1363 en Gobernación General. Las tierras del norte de la provincia quedaron bajo la lugartenencia Ultra Xucorum (o más allá del Júcar), dentro de la gobernación de Valencia.

Castillo de Villena
Hacia 1609, alrededor del 40% de la población provincial era de religión musulmana, llamados moriscos. Socialmente marginados, su distribución era bastante desigual, concentrándose principalmente en el Valle del Vinalopó, en importantes morerías como Elda, Monóvar, Novelda, Aspe, Elche y Crevillente, así como otras de relativa importancia en el norte de la provincia: Guadalest, Cocentaina, Muro, Benilloba y Vall de Gallinera. Por lo tanto, la expulsión de los moriscos, ese mismo año, produjo un gran vacío demográfico, prácticamente absoluto en algunas comarcas; nuevos pobladores vinieron a habitar sus tierras, provenientes de toda España, aunque en los valles del norte predominó la inmigración mallorquina, cuya isla natal se encontraba en aquel momento superpoblada. Menos afectados se vieron los núcleos donde predominaban los cristianos viejos como Orihuela, Alicante, Alcoy y Villena1

Universidad de Orihuela
Hasta finales del siglo XVII, toda la costa de la provincia estuvo azotada por las incursiones de piratas berberiscos, que obligaron a fortificar y a crear nuevos núcleos de población cristiana en la costa. En ocasiones, llegaron a tomar cautivos a todos los habitantes de pueblos enteros, como hicieron en Benidorm en 1448 o en Calpe en 1637. Muy a menudo[cita requerida], los ataques de los piratas se realizaban con la ayuda de los moriscos, que veían a los berberiscos como sus hermanos de fe y sus posibles salvadores de la opresión cristiana, lo que constituyó una de las razones esgrimidas para su expulsión.

Basílica de Elche
Desde principios de la Edad Moderna, a partir del S. XVIII, se produjeron diversos pleitos entre Alicante y Orihuela por la capitalidad de la Gobernación que ganó Orihuela por su importancia histórica y su población numérica que superaba a la de Alicante con creces. Orihuela consiguió en 1564 erigirse en sede episcopal (separándose de la de Cartagena, de la que dependía hasta entonces la gobernación) y en 1547 se fundó en la capital de la Gobernación la real y Pontificia Universidad de Orihuela regentada por los dominicos, que estaría en funcionamiento hasta la 1835. Sin embargo, el ascenso de la ciudad de Alicante, puerto de salida de los productos de Castilla, hizo que, desde 1647, Alicante fuese la capital de la Bailía General.

Castillo de Santa Bárbara, Alicante
Con el Decreto de Nueva Planta de Felipe V del año 1707, se solucionó la rivalidad entre Orihuela y Alicante dividiendo la antigua Gobernación Ultra Saxonam en dos corregimientos, el de Alicante y el de Orihuela siguiendo ostentando Orihuela la Capitalidad de la Gobernación. El norte de la provincia se encontraba incluido, a partir de entonces, dentro de los corregimientos de Jijona, Alcoy y Denia. Desde la Ilustración, hubo varios proyectos de división provincial de España, superando las divisiones feudales del Antiguo Régimen; el primer intento serio fue el de Miguel Soler, elaborado entre 1799 y 1805, que sería posteriormente retomado por las Cortes de Cádiz, aunque la vuelta al absolutismo de Fernando VII frenó su desarrollo. En 1833 se realizó la primera división provincial española efectiva; en el caso de la provincia de Alicante, se formó básicamente a partir de la antigua Gobernación Ultra Saxonam, a la que se añadirían por el norte la Hoya de Castalla, la Hoya de Jijona, la Serranía de Alcoy, la Marina, el Marquesado de Denia y los Valles de Pego. En 1836 se ampliaría la provincia al oeste con la incorporación de las poblaciones de Villena (desde 1833 en la provincia de Albacete) y Sax (desde 1833 en la provincia de Murcia).
Geografía física
Orografía

La provincia posee un relieve bastante montañoso y accidentado, a excepción de algunos valles fluviales al sur. Sus montañas forman parte del sistema Bético y forman varias cadenas paralelas, dirigidas de suroeste a noreste, entre las que se encuentran las sierras de Mariola, de la Carrasqueta, de Crevillente, de Salinas, del Maigmó, del Cid o de Bernia. La cumbre de la provincia es el pico de Aitana, en la sierra homónima, con 1.558 metros de altitud, a la que siguen el Puig Campana, con 1.406 metros, y el Montcabrer, en la sierra de Mariola, con 1.389 metros.
Las zonas llanas corresponderían, sobre todo, a la zona sur-sureste, donde confluyen las zonas bajas de dos valles, el del Segura y el del Vinalopó, formando una zona de vega y huertas.

Hidrografía
La provincia de Alicante cuenta con un curso de agua significativo, el río Segura que tiene sus últimos 36 km al sur de la provincia, en la comarca de la Vega Baja. El río autóctono más importante es el Vinalopó que con casi 90 km. atraviesa Villena, Sax, Elda, Novelda, Aspe y Elche, cuenta con afluentes como el Tarafa. El tercer río en importancia es el Serpis, que atraviesa Alcoy y Gandía. Otros cursos dignos de señalar son, de norte a sur, los ríos, Girona, Gorgos, Algar, Amadorio, Monnegre, y la Rambla de las Ovejas.
El agua en Alicante y en casi la totalidad de la provincia ha sido suministrada desde 1858 por los acuíferos de Villena, ya que son de gran calidad.
Clima
En la provincia de Alicante predomina el clima mediterráneo, pero dentro de éste encontramos tres subdivisiones:
Clima mediterráneo típico: Se extiende por la costa norte. Tiene temperaturas agradables todo el año, con inviernos suaves y veranos calurosos, con máximas diarias normales por encima de los 25 grados. Las nevadas y las heladas son muy poco habituales, al igual que las temperaturas por encima de los 40 grados. La pluviometría es bastante escasa. Las ciudades representativas son Dénia, Altea, Calpe.
Clima mediterráneo continentalizado: Se da en el norte de la provincia, en las zonas montañosas. Se caracteriza por tener temperaturas extremas, con inviernos húmedos, largos y fríos y veranos calurosos, largos y secos. La continentalidad se va acentuando conforme vamos al interior. En invierno las temperaturas mínimas pueden alcanzar los -5 grados o más, habiendo heladas y nevadas ocasionales. En verano las temperaturas máximas pueden estar por encima de los 40 grados. Las precipitaciones son variables, concentrándose en primavera. Las ciudades representativas son Villena, Ibi, Alcoy, Elda, Bañeres de Mariola.
Clima mediterráneo seco: Se da en el sur y el sureste de la provincia. Poseé inviernos suaves y veranos calurosos, con máximas sobre los 30 e incluso los 35 y 40 grados en las zonas más interiores. Como su nombre indica las precipitaciones son muy escasas, no habiendo más de 400 milímetros anuales. Las precipitaciones, que prácticamente son siempre en forma de lluvia, se concentran en primavera y otoño. Las ciudades representativas son Alicante, Elche, Torrevieja, Orihuela y Benidorm.
Turismo
La provincia de Alicante es una de las provincias más turísticas de España por su geografía, situación, montañas.. A continuación se ofrece las zonas más visitadas explicadas brevemente:
Costa Blanca: La zona sin duda más turística de la provincia, por su sol, temperaturas, playas… Se extiende por las ciudades de Alicante, Benidorm, Altea, Calpe, Jávea… Es de las mayores atracciones de España junto con la Costa Cálida. Sus turistas vienen sobre todo de Europa, para disfrutar del maravilloso clima que hay, aunque también hay africanos. Se puede disfrutar de algunos cruceros y de muchos hoteles de lujo, como el Gran Hotel Bali, en Benidorm. Cabe destacar que Benidorm es de las ciudades más turísticas de Alicante, y posiblemente de España.
Montañas de Alcoy: Aunque no sean muy altas (por debajo de los 1600 metros) son bastante turísticas por su prominencia y sierras agrestes. Una de las más impactantes y turísticases el Puig Campana, situado en el término municipal de Finestrat. Lás más turísticas son: Montcabrer, Menejador, Peñón de Ifach, Aitana, Montgó, Serrella… Las ciudades son: Alcoy, Cocentaina, Castalla…

Población
[editar] Ocupación del territorio

Posición Municipio Población
1.ª Alicante
334.678
2.ª Elche
230.587
3.ª Torrevieja
103.720
4.ª Orihuela
90.087
5.ª Benidorm
72.991
6.ª Alcoy
60.837
7.ª San Vicente del Raspeig
55.100
8.ª Elda
54.536
9.ª Denia
44.455
10.ª Villena
34.894

Calpe
Desde la década de 1960 el crecimiento demográfico se aceleró fuertemente, superando con creces el de la media española, lo que ha provocado un aumento muy significativo del peso relativo de la provincia en el conjunto del país. Se debió, ya no solo al aumento de la natalidad tan notorio en la España de postguerra, sino a la inmigración procedente de las regiones próximas: Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía oriental. Este crecimiento supuso un cambio en la estructura de la población con un aumento de la población joven. Esta es la causa por la que durante las décadas de los 80 y 90, aunque el saldo migratorio no ha sido tan espectacular, la provincia haya seguido aumentando de población y de peso, ya que la natalidad se ha mantenido más alta que en el resto de España por dicha estructura demográfica joven.

Denia
Desde finales de los 90 ha vuelto a aumentar el saldo migratorio, incluso con tasas superiores a las de las décadas de los 60 y 70, con la llegada de inmigrantes de Europa, Hispanoamérica y el Magreb, fundamentalmente. Actualmente, con un 4,10% de la población española y un 37,80% de la valenciana, la provincia de Alicante se encuentra en su momento de mayor importancia demográfica y económica de toda su historia con respecto al resto de España, siendo ya la 4ª provincia más poblada por detrás tan solo de las provincias de Madrid, Barcelona y Valencia.

Según la actualización padronal de 2011, el 24,13% de la población de la provincia de Alicante es de nacionalidad extranjera, un total de 466.684 personas. Esta cifra supone el mayor porcentaje de todas las provincias españolas y prácticamente del doble de la media española (12,1% de extranjeros). Esto se explica porque en la provincia de Alicante, al igual que en otras costeras como Baleares, Málaga o las de Canarias, la inmigración procede de distintas regiones de la Tierra, de modo que su volumen es mayor.
Entre la población foránea se debe distinguir entre los nacionales de otros países de Europa Occidental (un 13% del total de la población provincial), atraídos principalmente por el clima, las playas y la buena calidad de vida (efecto Cinturón del Sol), y una inmigración más puramente económica y reciente, procedente mayoritariamente de Iberoamérica, Europa del Este y norte de África. Los inmigrantes de otras regiones son minoritarios, aunque aun así hay gente de más de 100 nacionalidades distintas.
La presencia masiva de residentes europeos es de tal magnitud que, en varios municipios de la provincia la población censada extranjera es superior a la española, como ocurre en San Fulgencio la localidad que tiene el mayor porcentaje de población foránea de toda España, con un 73,9% de extranjeros (INE 2006). Esto también sucede en varios municipios de más de 10.000 habitantes: Rojales, Teulada, Calpe, Alfaz del Pi, Jávea y Torrevieja. De los 21 municipios españoles donde se producía tal situación, 15 se encontraban en la provincia de Alicante, según el padrón de 2006 del INE. Este fenómeno de concentración de residentes europeos, al principio limitado al litoral, se está extendiendo a muchas pequeñas poblaciones del interior, invirtiendo bruscamente el ciclo de despoblamiento que muchas de ellas sufrían desde el siglo XIX debido a un fuerte éxodo rural hacia las ciudades y la costa (véase Aguas de Busot, La Nucía, Hondón de los Frailes). Esta población se asienta normalmente en urbanizaciones de viviendas unifamiliares, próximas a la costa, campos de golf y otros servicios turísticos. Suelen ser personas jubiladas por lo que se plantean problemas como las prestaciones sanitarias, lo que ha incrementado notablemente el gasto sanitario en buena parte de la provincia, lo que hace plantearse realmente el beneficio de este tipo de inmigración.

Comarcas
Las actuales comarcas utilizadas en la provincia de Alicante son las DTH propuestas por la Generalidad Valenciana, las cuáles son:
• La Hoya de Alcoy o Alcoià, 113.154 habitantes, capital Alcoy. Se divide en dos subcomarcas claramente diferenciadas:
o Valle de Alcoy, 69.224 habitantes, capital Alcoy. Destaca por la agricultura de secano (olivos), la industria textil.
o Hoya de Castalla, 43.930 habitantes, capital Castalla, ciudad más poblada: Ibi. Destaca la industria del juguete.
• El Condado de Cocentaina o Comtat, 28.391 habitantes, capital Cocentaina. Es una pequeña comarca en la que predomina la industria textil.
• La Marina Alta, 199.273 habitantes, capital Denia. Es la comarca más lluviosa y se dedica al turismo.
• La Marina Baja, 191.388 habitantes, capital Villajoyosa y ciudad más poblada Benidorm. Eminentemente turística, destaca por sus playas y su interior montañoso. Tiene una subcomarca muy pintoresca: el Valle de Guadalest.
• El Alto Vinalopó, 54.061 habitantes, capital Villena. Industria del calzado y el mueble. Agricultura de regadío.
• El Medio Vinalopó, 173.324 habitantes, capital Elda. Industria del calzado, del mármol y variadas. Vinos y uva de mesa en agricultura.
• El Bajo Vinalopó, 290.481 habitantes, capital Elche. Agricultura de regadío junto a la industria del calzado y las alfombras y el turismo en la costa.
• El Campo de Alicante o Alacantí, 476.123 habitantes, capital Alicante. Comarca de servicios y turística, fuertemente urbanizada.
• La Vega Baja del Segura, 390.817 habitantes, capital Orihuela y ciudad más poblada Torrevieja. Agricultura de regadío (hortalizas y cítricos) y turismo en todo el territorio.
En cambio, las comarcas históricas y tradicionales de la provincia son:
• La Serranía de Alcoy, formado por las DTH del Condado de Cocentaina, la Hoya de Alcoy (sin la Hoya de Castalla), el Valle de Biar y Bocairente.
• Los Valles de Pego, formados por los municipios de Vall de Gallinera, Vall de Ebo, Vall de Laguart, Adsubia, Pego, Castell de Castells, Valle de Alcalá, Benichembla, Parcent y Murla.
• El Marquesado de Denia, formado por la zona este de la DTH de la Marina Alta.
• La Hoya de Castalla, formada por Ibi, Tibi, Onil y Castalla.
• La Hoya de Jijona formados por los municipios de Jijona y Torremanzanas.
• La Marina, formada por la DTH de la Marina Baja, los pueblos de Benisa, Senija, Calpe, Teulada y los pueblos del valle de Jalón.
• La Huerta de Alicante, formada por Alicante, San Vicente del Raspeig, Muchamiel, San Juan de Alicante, Agost, El Campello, Busot y Aguas de Busot.
• El Campo de Elche, denominación tradicional del Bajo Vinalopó.
• La Huerta de Orihuela, denominación tradicional de la Vega Baja del Segura.
• El Valle de Novelda, formado por la DTH del Vinalopó Medio y el municipio de Salinas.
• Los Llanos de Villena, formados por Villena, Sax, Caudete y Almansa(estos últimos se encuentran en la provincia de Albacete).
Gastronomía
El conjunto de platos y costumbres culinarias alicantinas se ve dominada por el uso de los productos de la huerta: tomates, pimientos, cebollas, ajo. Una de los ingredientes que proporciona a la cocina alicantina un carácter es el arroz, siendo el arroz con costra uno de los más identificadores. Las preparaciones alicantinas de arroz son muy populares en el levante español. La costa proporciona los pescados y mariscos necesarios para ofrecer una abundante variedad de platos. En el terreno de la repostería se tienen los famosos turrones, tanto los de Alicante (con almendra entera) como los de Jijona (almendra molida). La región ha tenido una tradición chocolatera que ha dado lugar a una industria conoc

Rural Sol

Rural Sol